Los M&M’s marrones de Van Halen

Hace años había un grupo de música llamado Van Halen, era un grupo de hard rock fundado por Eddie Van Halen. Al revés como muchos piensan, y aunque pueda parecer lo contrario, algunos grupos de rock no están integrados por descerebrados con caprichos sin sentido. Lo que pedían, aunque pareciera un antojo, tenia una finalidad muy clara.

En la época en la que Val Halen hacia conciertos, estos eran multitudinarios, miles de personas concentradas en un espacio muy pequeño con millones de watios de potencia y de electricidad. Después de firmar para hacer un concierto Van Halen entregaba un contrato de cientos de hojas indicando las especificaciones técnicas del escenario, cuanta potencia, cuantos amplificadores, la carga que podía soportar el arco de las luces… Entre ese enorme libreto de especificaciones técnicas, perdido entre las paginas, había un punto en el que se solicitaba que en camerino del grupo hubiera un bol lleno de M&M’s, como los Lacasitos, pero no debía contener ni un M&M de color marrón. Si no se cumplía ese punto el contrato estipulaba que Van Halen podía cancelar el concierto sin ningún perjuicio para la banda.

A primera vista puede parecer que eran unos divos capaces cancelar un concierto si no tenían sus golosinas favoritas, pero nada mas lejos. Val Halen estaba muy preocupado por la seguridad en sus conciertos y todo lo que había en el pliego estaba orientado a que el espectáculo fuera seguro y de la mayor calidad. Si entraban en su camerino y no venían el bol de M&M’s o había algún caramelo marrón quería decir que los organizadores no se habían leído el contrato, o al menos no en su totalidad, y que podía haber problemas de seguridad y ocurrir una desgracia.

Esta idea, totalmente pervertida, es que la que se esta usando en los contratos de miles de directivos de empresas publicas y de bancos, en los que su contrato pone que si son despedidos tienen un plus de una gran cantidad de dinero, como por ejemplo 4 millones de euros. Osea, que si yo arruino un banco, no solo me voy de rositas, sino que me llevo una pasta en el bolsillo. 
Yo, como supongo que la mayoría de españolitos de a pie, tengo un contrato de los normalitos, de los de te pago y no te quejes. En cualquier momento en el que toque el botón que no es, yo que me dedico a cosas de ordenadores, y la líe parda, me dejaran de patitas en la calle con un despido procedente, eso si no me piden otro tipo de responsabilidades.

Luego tenemos a los consejeros de las cajas de ahorros, ese agujero negro que se va a llevar 100mil millones de euros, que estaban en el consejo de una entidad finaciera sin ningún conocimiento. Ahora, en el momento de la quiebra, cuando se destapa todo, muchos dicen que no estaban preparados para tomar ese tipo de decisiones, pero bien que se lo llevaban calentito en cada consejo de administración de la caja.
¿A esos señores le les pide responsabilidades? Que yo sepa están en su casa tranquilamente como si no hubiera pasado nada.

Que pasaría si a todos esos individuos e individuas que han llevado a la ruina al sector financiero de este país   les congeláramos las cuentas y el patrimonio, se abriera un proceso judicial y se investigara donde se ha ido hasta el ultimo céntimo y si fueran culpables que pagaran con su propio dinero. Lo que pasaría es que seríamos Islandia y no Españistán.
Anuncios

Acerca de Marineru Vagarientu

El viejo truhán capitán de un barco que tuviera por bandera un par de tibias y una calavera.

Publicado el 2 julio, 2012 en Curiosidades, Politica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s